3 Mascarillas caseras para el cutis graso

mascarillas caseras para cutis graso

Poseer un cutis graso, ofrece una apariencia poco estética que se intenta disimular con la aplicación de innumerables productos cosméticos que terminan deteriorando aún más la piel del rostro. Una piel excesivamente grasa, suele ser resultado de acumulación de sebo. Una sustancia producida en extremo por ciertos organismos, producto  del acné, obesidad y cambios de tipo hormonal que suelen ocurrir durante la adolescencia. En ocasiones es debido a carencia de dietas balanceadas o simplemente por la naturaleza genética de algunas personas. Por todo esto, te presentamos a continuación recetas de 3 mascarillas caseras para el cutis graso.

La naturaleza nos ofrece algunos elementos para preparar mascarillas

Con frecuencia se cree, que el exceso de grasa se controla lavando constantemente la cara con agua y jabón. Por el contrario, con ello sólo se corrige la consecuencia más no la causa que es tener la piel grasa. La opción que favorece más una piel sana es el cuidado. Se ha comprobado que el uso de ciertas sustancias de origen vegetal, favorecen la eliminación del exceso de grasa y actúan, además, como exfoliantes naturales. Cerrando los poros y disminuyendo así, los excesos de seborrea que produce este tipo de cutis.

Mascarillas caseras para el cutis graso

1.    Mascarilla de pepino, limón y fresa

La frescura de estos tres ingredientes y sus componentes naturales, permiten la limpieza del cutis graso, eliminando impureza y reduciendo la apertura de los poros. Lo que disminuye la producción de sebo. Para realizar esta mascarilla, se debe seleccionar un pepino grande y fresco, un limón de buen tamaño y varias fresas frescas. Mezclar estos ingredientes en una licuadora con un poco de agua hervida. Aplicar sobre el rostro dejando actuar la mascarilla por un lapso de 10 minutos aproximadamente. Durante este tiempo es importante evitar exponerse al sol. Finalmente, se lava con agua

El pepino junto al limón, cortan la grasa efectivamente del rostro

2.    Mascarilla negra

Antes de aplicar esta mascarilla, es recomendable limpiar la cara con una toalla desmaquillante o agua fresca. Seguidamente, colocar dos sobres de manzanilla en agua hirviendo. Dejar que el vapor que expele esta preparación llegue a la cara con la intención de abrir los poros. Dejar actuar por 15 minutos aproximadamente. Posteriormente coloca en un recipiente dos sobres de gelatina sin sabor y dos cucharadas de leche, removiendo hasta que la mezcla quede bien espesa. Se le añade un poco de carbón activado. Se deja enfriar y se aplica sobre la piel del rostro por 20 minutos. Finalmente, se lava el rostro con abundante agua y se seca suavemente con una toalla sin frotar.

La mascarilla negra sella los poros

3.    Mascarilla de avena, miel de abejas y huevo

Para la realización de esta mascarilla, se deben mezclar dos cucharadas de harina de avena con dos cucharadas de miel de abeja. A esta mezcla se le añade la yema de un huevo, removiendo constantemente hasta obtener una pasta uniforme y suave. Antes de aplicar la mascarilla, lavarse la cara con abundante agua y secar con una toalla limpia para eliminar el exceso. Seguidamente, se aplica la mascarilla sobre la piel del rostro dejando actuar por aproximadamente 15 minutos. Al finalizar, debemos lavar la cara con agua fría.

Esta mascarilla elimina la grasa y tonifica el cutis
1 Shares:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like