Sarampión en el embarazo: Causas y tratamiento

sarampión en el embarazo

El sarampión es una enfermedad infecciosa originada por un virus. Aunque puede ser grave y hasta letal en niños pequeños, es posible su prevención por medio de una vacuna que se administra a temprana edad. Los síntomas de esta enfermedad suelen aparecer posterior al décimo día del contagio y generalmente son: fiebre, tos, dolor de garganta, resfriado, conjuntivitis y sarpullido. Tras una incubación de una a dos semanas, el proceso se inicia con fiebre, coriza, conjuntivitis y, a menudo, bronquitis. La erupción aparece a los tres o cuatro días iniciándose en la cara para seguir en el cuello, tórax y miembros y consiste en manchas rosadas que a los tres o cuatro días palidecen. Durante la gestación, esta enfermedad puede conllevar graves complicaciones que afectan el sano desarrollo del bebé. A continuación, presentaremos lo que es el sarampión y sus consecuencias durante el embarazo.

Causas del sarampión

El sarampión es una enfermedad producida por un virus altamente contagioso, que se incuba inicialmente en la nariz y garganta de la persona infectada. Cuando un enfermo tose, estornuda o habla expele gotas de saliva infectadas con el virus que se propagan en el aire donde son inhaladas por otros individuos. Incluso puede contraerse el virus al tocar una superficie infectada y luego hacerlo entrar en contacto con la nariz, ojos o boca, pues el virus permanece activo durante varias horas. Se considera que un 90% de individuos propensos a contraer la enfermedad y que se exponen a alguien con el virus, puede infectarse.

El virus del sarampión es contagioso y pertenece al género
Morbillivirus

El sarampión en el embarazo

Aunque la vacuna haya reducido considerablemente los riesgos de esta enfermedad, durante el embarazo el sarampión sigue siendo responsable de un gran número de pérdidas perinatales. Incluso, de graves malformaciones en el recién nacido. El diagnóstico de esta enfermedad durante el embarazo, es en ocasiones un poco difícil. No sólo porque los síntomas son similares a los de otras enfermedades, sino porque se presentan la posibilidad de infección del embrión y el feto.


El diagnóstico de esta enfermedad durante el embarazo es complicado

Según estudios realizados a mujeres en estado de gravidez, es posible que se produzcan malformaciones congénitas durante el primer mes de embarazo en más del 50% de los embriones. Una cifra que pudiera aumentar si se toman en consideración el número de abortos espontáneos. Este número va descendiendo a medida que avanzan los meses de embarazo. El síndrome de sarampión congénito, incluye una o más de las siguientes anomalías:

  • Lesiones oculares como cataratas, glaucoma, macroftalmia entre otras.
  • Enfermedades cardíacas, defectos auditivos y lesiones el sistema nervioso central.
  • Retardo del crecimiento fetal intrauterino, trastornos hematológicos, hepatoesplenomegalia e ictericia.
  • Neumonitis intersticial difusa crónica, trastornos óseos y anormalidades cromosómicas.

Tratamiento contra el sarampión

El tratamiento para esta enfermedad, está basado en administrar fármacos para aliviar los síntomas, como antipiréticos para la fiebre. Sin embargo, se deben considerar ciertas recomendaciones para prevenirla, como el aislamiento, ya que este síndrome es altamente contagioso. Finalmente, el principal medio para prevenir el sarampión es la vacunación que preserva la inmunidad. Incluso, puede ser colocada en el embarazo.


la vacuna triple viral o SRP es la indicada para combatir el sarampión
2 Shares:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like